miércoles, 19 de junio de 2019

TWITTER


                                                       






                                                            40

                                                      TWITTER

                     “No hay peor lujuria que pensar.
                      Es pura lascivia que se propaga cual hierbajo anemófilo
                      Por los parterres reservados a las margaritas.

                      Nada hay sagrado para quienes piensan”.

                                                                          Wislawa Szymborska
                        

                     A María Ángeles Pérez López.



para que todos los hombres
y todas las bestias
            tuvieran una boca por donde decir te quiero
            (o te odio) y opinar
            dios creó el jardín de las delicias
y twitter.
           
            desde allí yo comparto fragmentos
de poemas de szymborska
            intentando destruir la estupidez humana
            en doscientos ochenta caracteres
            (así, en general)
y, en primer lugar, empiezo
con la mía.

            quizás, la intención no es
una honda abatidora
contra un gigante imaginario,
es más bien
un sueño torpe
y erróneo
de una criatura inquietante,
inverosímil, en el cuadro
del bosco (el sueño alado
que tendría el hombre montado en el cerdo,
por ejemplo).

en la boca están aguardando
todos los pecados
como figuras aún sin orden
y sin ropa aún y el cuchillo
derecho
nos parte la escucha
de lo no expresado.

reescribo
en español
desde el anonimato digital
fragmentos de szymborska
pensando en el bosco
y desciende
el infierno
de cada uno
de nosotros
y asciende
el cielo
de cada uno
de nosotros
para quedarnos
en el centro
de la vida
de cada uno
de nosotros,
tú en tu vida pasada de señora polaca
fumadora
ya muerta
yo en la vida presente de joven español
no fumador
todavía vivo

y todos los cigarros el cigarro
de cortázar, te recuerdo, por eso
puedo
entender tus poemas
aunque escribías esa lengua extraña,
indescifrable, laberíntica,
blanca, y veo
al bosco trazando finas
agujas de reloj
del bigote
de todo el surrealismo
con formas que todos entendemos
con los ojos que todos poseemos
con los referentes que aún todos
conservamos.

            desde twitter trump trocea
la bomba diaria en unos escasos
y culpables
doscientos ochenta caracteres
mientras tu palabra, wislawa, aparece
fragmentada desde mi cuenta
(ciento cincuenta seguidores)
al mismo tiempo
porque viste la segunda y yo
no quiero ver la tercera.

y al igual que ese loco
intentando volar
la locura de un paraíso
terrenal
montado en un cerdo
que está pintado sobre madera
vetusta
cuento el número de seguidores de trump
absurdamente
en mi cabeza
buscando una solución extraña,
indescifrable, laberíntica,
blanca.

luego pienso en aquella señora polaca
fumadora, que se asomaba a media tarde
desde un puente soleado
para observar
el volar innúmero de los pájaros,
sin claro objetivo pero con concierto,
y reescribo fragmentos de sus poemas en twitter,
lo que cabe en doscientos ochenta caractéres
que es mucho, sin claro
objetivo pero con concierto,
también.


Carlos Arranz Ballano. "El fin del verano" (2019)








           

martes, 11 de junio de 2019

TITANIC






                                                           37

                                                       TITANIC

no es posible acordarse
de todas las cosas que llevar

chanclas, toalla, gorro, mp3 acuático

al hundir la cabeza en la primera zambullida
comprendí que me había olvidado las gafas.

esos cuerpos lentos
como palabras

contenidas

no eran tersos y nítidos
como otras veces

para no perder la línea del fondo que nos guía
intenté acabar el largo entreabriendo los ojos
cada ciertos segundos.

desde la otra punta me di cuenta al mirar
la hora borrosa del reloj de enfrente, otra vez
había perdido una lentilla.

probé a tocarme por el cuerpo
por si la tuviera pegada
pero nada, al ver
la masa de agua balanceándose
con un ojo
y a los otros bañistas, en parte
distorsionados, desistí
de buscarla más.

en todo aquel laberinto de agua estaba
perdida mi lentilla derecha. hay que aceptar
lo inevitable. una lentilla que desaparece
como los barcos que engulle el mar y la historia, otro
día que se evapora y ese
montón de agua que simboliza el tiempo
y hace olvidar lentillas, días y hombres.

Carlos Arranz Ballano "El fin del verano" (2019)




miércoles, 5 de junio de 2019

HIRO NAKAMURA

                                                        


                                                                      2

                                                     HIRO NAKAMURA

si pudiera

controlar

el tiempo como hiro nakamura
en héroes

dejaría ese césped ondeando, suave, a cámara lenta
como a cero veinticinco
frente al grupo de veinte samuráis
y el atardecer.

así estaba tu melena esta tarde
igual que salida de un alto campo de hierba
fresca
del japón feudal.

y dentro
del enorme ikea había un starbucks
grande y más
adentro estábamos los dos
frente a la camarera
decidiendo, confusos, frente a la larga
lista de cafés

el siguiente paso.

al recibir nuestros vasos medianos
más caros que morir en una calla de méjico
al sol
no me atreví siquiera a despegar
la tapa del mío
por no liberar al genio del capitalismo.

dentro del ikea enorme había un starbucks
grande y en tu melena
ondulaban los campos frescos de alta hierba
japonesa mecidos, suaves, por el viento
y allí es donde hiro nakamura fue a parar cuando
volvió al pasado del japón feudal de la serie
para levantarle la novia a takezo kensei, su héroe,
y ahora que lo pienso esa es una muy buena razón
para volver al pasado, si se pudiera volver.

y aunque había mucha gente alrededor
revolviéndose los unos entre los otros, nadie
se dio cuenta de lo que sucedía
cuando la tarde descendía por tu melena
como por un campo de hierba alta del japón feudal
así que quise observarlo todo en silencio
como a cero veintinco, bebiendo
lentamente
mi café con leche normal, sin demasiada historia
salvo la de hiro nakamura y la novia
y los samuráis y el japón feudal y solo
un poco de azúcar en el vaso, muy caro
para ser un café con leche normal.

charlando contigo
con todo eso en mente vino
la camarera con un platillo de metal
para decirnos
que nos habíamos olvidado del cambio
y yo le dije gracias y tú le dijiste
gracias y ella nos dijo
gracias

y todos sonreímos.


Carlos Arranz Ballano "El fin del verano" (2019)






jueves, 23 de agosto de 2018

EL CASTILLO DE CHAMBORD



                                                           36

                               LE CHÂTEAU DE CHAMBORD

el sueño es la caza
del ciervo perseguido por los perros
y las trazas de bosque donde
se pierde el rastro de la curva
del agua o el jardín francés

he visto salamandras escupiendo agua sobre fuego
como hombres soñando amor
sobre la realidad y el hormigón
y los perros italianos de da vinci dentelleaban
detrás del ciervo perseguido
por el sueño
caníbal
igual que cuando hacíamos fotos
de pasado centenario
frente a la impasible y blanda piedra
blanca al sol
junto a algunas inscripciones
de distintas épocas

el sueño es la caza
del ciervo perseguido por los perros
y los soldados franceses hundieron
su hierro en carne
tersa por un rey mientras los árboles
seguían con su vida, su tiempo
y su imaginación
de pájaros
y nuestros párpados vivos no vieron
los párpados muertos de los vivos
de las épocas muertas
pero vieron salamandras escupiendo agua sobre el fuego
como hombres combatiendo en marignan
por el mito del espacio conquistado
frente al enemigo

dieciséis mil muertos en dieciséis horas
son muchos muertos en número redondo
y la sangre serpenteante como curva
de río o afluente o lo contrario
escapando sobre la sombra
plana de aquel jardín
francés
aunque dieciséis mil muertos en dieciséis horas
sean demasiados muertos para un día

el sueño es la caza
del ciervo perseguido por los perros
y las ramas se entrelazan
en doble hélice
cuando al momento del primer mordisco
se asienta sobre el muslo derecho trasero en la carrera
la marca del destino de las razas
y las épocas
y el jardín francés no se inmuta en su recta
y el río o afluente no se inmuta en su curva
y la piedra no se inmuta en su inmutabilidad
mientras el ciervo chilla como un poema
que atraviesa épocas y razas y fuego
y agua y sol y sol y sol
y conversaciones de poder y, a veces, noche
y noche y noche

el sueño es la caza
del ciervo perseguido por los perros
y el sueño avanza más rápido que la realidad
porque la sangre humedece
el terreno mientras el ciervo mira escapar
la huida que nunca llegará
y frente a su cerebro, sus ojos y su cuerpo
las trazas del engaño se disipan
varios kilómetros atrás

hay un canto dorado que se pierde
alrededor de chambord
como los techos brillantes que una vez espejearon luz
entre la bruma y la mañana y la tarde y el fin
pero que fueron robados por no sé quién
no sé cuándo y ya no queda nada
salvo todo lo demás

y este poema que canta lejos.

                                                      Carlos Arranz Ballano "29"



lunes, 19 de febrero de 2018

MUDANZA








                                              11

                                           LA NOSTALGIA DEL PRESENTE

            dos bicicletas juntas y apoyadas
            sobre una barandilla en el jardín, llueve
sobre ellas, antes que el óxido llegue
seguirá esta ventana y después
            aún de nubes y claros; en los charcos
chapotean gotas como voces
            en una habitación llena de gente
            dejamos el piso
            ya vacío salvo porque tenemos
un montón de maletas repletas de pasado
en su puerta, el corazón
ya sin raíz y aún sin alas
intenta volar
            estamos cansados porque hemos estado
moviendo lo importante
nos sentimos raros de tanto ir
y venir
o al menos yo me siento así
en estas habitaciones pasaron muchas cosas
y con esa sensación estoy
mientras veo llover
sobre las dos bicis apoyadas
sobre una barandilla en el jardín
espero que el que llegue después de nosotros
sea dichoso
espero que el que llegue después de nosotros
sepa disfrutar como nosotros lo hicimos
espero que el que venga despues de nosotros
mire por esta ventana y sigan
esas bicicletas apoyadas
en la barandilla del jardín y que tenga
ganas de salir a pasear un rato con ellas
porque, supongo, ya no lloverá.

                                                 Carlos Arranz Ballano





viernes, 2 de febrero de 2018

UN PUÑADO DE PISTACHOS

                                                                  


                                                                        19

                                               UN PUÑADO DE PISTACHOS

                                                                “hold infinity in the palm of your hand
                                                                   and eternity in an hour“

                                                                                               William Blake
            la bolsa está abierta sobre la mesa,
hundo la mano hasta la muñeca
            y cierro el puño: hago rodar sobre la mesa
unos cuantos
            no sé por qué pienso en los diezmos romanos

            la parte original de la poesía es esto
            posicionarse en frente de algo y ponerse
a pensar
            he tirado un puñado y voy
separando cuidadosamente los que están
medio abiertos de los que no
            no merece la pena abrir los cerrados
            es mejor arrojarlos a la basura con las otras cáscaras
y ahí creo comprender algo
pero no lo hago

            un puñado de pistachos, un puñado
            de pistachos, estoy escribiendo
sobre un puñado de pistachos

los grandes escritores encontraron temas
muchísimo mejores que los míos
por eso se hicieron famosos
            pero yo me siento afortunado esta mañana
            de no tener otra cosa de la que escribir
            que de pistachos

            no ha muerto ningún ser querido,
            ningún tren ha descarrilado cerca de mi casa,
mi amor no se ha volado los sesos delante
de la tumba de Blake

como cada minuto de la historia
            se están produciendo guerras horribles
pero apenas estoy pensando sobre ellas

            antes de salir al sol
voy a comerme los pistachos que me quedan
para coger fuerzas y voy
a olvidar los que no pueda abrir en la basura
            si las demás cosas del día siguen
            con la misma estrategia

            me va a ir bien.

                                                        Carlos Arranz Ballano "29"

miércoles, 31 de enero de 2018

POKEMON GO

                                                  





                                              16

                                   POKEMON GO

                                                                              A Ape Rotoma

            hace dos veranos la gente
            gritaba de emoción por las nuevas criaturas
            pero ya no veo a nadie gritando

            y, si lo piensas, es como cualquier guerra
            todos están en un principio viviendo con mucha fuerza
            y luego no queda nadie haciéndolo

            pokemon go fue una de las aplicaciones
            más descargadas en dos mil dieciséis
            y recuerdo ese verano en que la gente
            se movía de aquí para allá
            con sus móviles en la palma
hablando y sonriendo
bajo luz limpísima

            leo en internet
            que no está entre las veinte
aplicaciones más descargadas en dos mil diecisiete
            y me parece como una muerte distante
            de alguien apenas conocido
            en algún remoto accidente

            una muerte distante
            de alguien apenas conocido
en un remoto accidente
            
            nunca estuve especialmente interesado en jugar
            pero el hecho de que todo el mundo se haya olvidado
            tan rápido de cazar pokemons
            me parece interesante

            se puede decir que ha sido menos
de un año lo que ha durado
            un fenómeno planetario

imagínate tu lucha, tu historia
y tus poemas.

                                 Carlos Arranz Ballano "29"